RSS.

lunes, 26 de mayo de 2008

Woodward murió oficialmente en la Esmeralda

De acuerdo al diario La Nación, así lo establece la bitácora del buque escuela Woodward murió oficialmente a bordo de la Esmeralda. La investigación de la jueza Eliana Quezada revela detalles respecto al caso del sacerdote, torturado hasta morir en dependencias de la Marina. Los documentos señalan que fue sacado del buque escuela a las 12:30 del 22 de septiembre de 1973, media hora después de su fallecimiento.
El último respiro de Miguel Woodward habría sido arriba de la Esmeralda y no camino al Hospital Naval, como aseguran los marinos que han testificado en el caso por la muerte del sacerdote anglo-chileno. Probablemente no querían que fuera un hombre de la Iglesia la primera y única víctima mortal a bordo de la "Dama Blanca". Pero el dato que así lo ratifica es la investigación judicial, realizada a partir de la propia bitácora del buque escuela.
Ver noticia completa AQUÍ

sábado, 19 de abril de 2008

Oficiales de la Armada procesados por caso Woodward

Transcripción de la noticia aparecida el 18 de Abril en el diario El Mostrador.

El vicealmirante en retiro Juan Mackay es uno de los procesados en la investigación de la muerte de Michael Woodward Iribarry, de 42 años, quien dejó de existir en el Hospital Naval de Valparaíso donde falleció a causa de un paro cardiorespiratorio, producto del lamentable estado físico en que se encontraba tras haber permanecido en diferentes centros detención donde fue sometido a continuas torturas. El religioso perteneció al movimiento Cristianos por el Socialismo, grupo que fue perseguido tras el golpe de 1973.
Jorge Molina Sanhueza, periodista.

La ministra de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, Eliana Quezada, sometió a proceso este viernes a seis ex oficiales de la Armada por el delito de secuestro en contra del sacerdote inglés Miguel Woodward, torturado a bordo del Buque Escuela Esmeralda en septiembre de 1973.
La decisión de la magistrada afecta a los vicealmirantes en retiro Guillermo Aldoney, Adolfo Walbaum, Juan Mackay y Sergio Barra Von Kretschmann, además del capitán de navío (r) Ricardo Riesco Cornejo, todos procesados en calidad de autores.
En tanto el teniente primero en retiro, Carlos Costa (sanidad), fue procesado como cómplice de secuestro.
Guillermo Aldoney, Juan Mackay y Ricardo Riesco Cornejo ya fueron notificados y quedaron detenidos en la Guarnición de Infantería de Marina de Viña del Mar.
En tanto Adolfo Walbaum y Sergio Barra Von Kretschmann quedaron con arresto domiciliario debido a su avanzada edad. Por su parte Carlos Costa aún no es notificado.
Este dictamen es el primero de su tipo desde que se iniciara el proceso judicial en los meses posteriores a la muerte del religioso, por lo que se había convertido en uno de los casos emblemáticos de violaciones de derechos humanos.
En esta causa es parte querellante el Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior.
Igualmente estos procesamientos aparecen a tan solo meses de que la jueza a cargo de esta investigación realizara una inédita reconstitución escena a bordo del buque escuela.

Cura obrero
Woodward, de padre inglés y madre chilena, fue detenido por miembros de la Inteligencia Naval aproximadamente el 16 de septiembre de 1973 (las versiones difieren sobre la fecha) en su casa de la población Progreso, en el Cerro Los Placeres de Valparaíso, donde encabezaba una comunidad religiosa. Fue llevado a un cuartel, y luego al buque Lebu y después La Esmeralda. En la época, ambos barcos eran utilizados por la Armada como lugares de detención de prisioneros políticos después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973.
El religioso murió a causa de las torturas seis días después.
Según informes de la Organización de Estados Americanos (OEA) y Amnistía Internacional, unas 110 personas pasaron por La Esmeralda, pero sólo Woodward figura como muerto a causa de los interrogatorios realizados en ella, como consta en el Informe Rettig (pp. 294 y 453).

miércoles, 23 de enero de 2008

Homenaje del Colegio de Profesores a Manuel Guerrero Ceballos

Manuel Guerrero Ceballos, profesor, dirigente, padre, degollado en dictadura el 29 de Marzo de 1985, por su compromiso con la vida y con el pueblo del cual era parte.
Los que lo conocimos y tuvimos el privilegio de hablar, discutir y compartir con él la construcción de alternativas sanas para nuestro colectivo de profesores a través de la Agech, cualquiera fuera nuestra posición, reconocimos en él la capacidad de facilitar, mediar, animar y enseñar a sus compañeros.
fuente: De recuerdos, deseos y olvidos


martes, 18 de diciembre de 2007

Un paso en el proceso de aclarar la verdad histórica

"El 9 de diciembre al mediodía, recaló en Valparaíso el Esmeralda, dando fin a su 52º crucero de instrucción. Poco después, el miércoles 12, la jueza Eliana Quezada efectuaba por primera vez diligencias judiciales al interior del bergantín para esclarecer la detención, tortura y asesinato del sacerdote británico Miguel Woodward, tras el golpe de Estado de 1973.
Lo ocurrido es un hecho trascendental, porque por primera vez un juez toca a fondo un símbolo militar del país, ni más ni menos que el buque escuela de la Armada, y deja asentado para la posteridad, con reconstitución de escena incluida, que la nave fue utilizada como centro de detención y tortura.
Tras 33 años de negativas y ocultamiento de información, la diligencia de la jueza Quezada se hizo posible gracias a una decisión del actual alto mando de la institución, que lo honra, que posibilitó que el 28 de marzo de 2006 se entregara a la justicia la bitácora de la embarcación correspondiente a 1973, en la cual Woodward figuraba como ingresado a bordo" (Ver editorial completa de el Diario El mostrador)



jueves, 28 de junio de 2007

condena a militares por asesinato de niños

El ministro en visita Jorge Zepeda Arancibia puso fin el miércoles a la investigación por los asesinatos de los niños Carlos Fariña Oyarce (14 años), Víctor Vidal Tejeda (16) y del joven Héctor Araya Garrido (20), asesinados por agentes del Ejército en un sector de la población La Pincoya y que se constituyó en uno de los crímenes más simbólicos cometidos luego del golpe militar.
El magistrado sentenció al comandante retirado Donato López Almarza a 14 años de reclusión efectiva por los delitos de secuestro calificado y homicidios de los tres menores de edad a la época de los hechos y cinco años al oficial en retiro Enrique Sandoval Arancibia, al que se le concedió el beneficio de la libertad vigilada.
Sandoval Arancibia actualmente se desempeña como jefe de seguridad de la municipalidad de Providencia y en varias ocasiones familiares de los menores asesinados ha solicitad su salida el cargo público.
La sentencia de más de 60 carillas dictada por el ministro Zepeda condena además al Fisco a pagar una suma total de $ 120 millones a los familiares de los menores asesinados, divididos en $ 24 millones a cada uno de los cinco querellantes en el proceso.
La sentencia judicial da cuenta clara de la represión en los primeros días de la dictadura y como agentes de estado, sin motivo aparente, desplegaron una política para “infundir temor” a la población en general y a los pobladores en particular.
Zepeda establece que un batallón del Regimiento N° 3 Yungay de San Felipe fueron trasladados al sector nororiente de Santiago, específicamente para desplegar la represión en sectores populares como la población La Pinocoya y otros donde realizaron diversos allanamientos en busca de esos opositores.
"En uno de esos operativos el del 13 de octubre de 1973 llegaron hasta la casa del menor Carlos Fariña Oyarce, ubicada en Los Músicos 6074, y sacaron de su lecho de enfermo al menor de 14 años de edad, el motivo de tal exigencia fue que días antes el menor Carlos Patricio, manipulando un arma de fuego disparó en acto casual un proyectil, hiriendo al niño Ramón Zúñiga Díaz, de 6 años de edad, siendo por este hecho ingresado, por orden del Primer Juzgado de Menores de Santiago, a la Casa de Menores, donde Carlos Patricio desesperadamente pedía ver a su madre; ésta, la señora Josefina, así lo encontró en ese internado llorando y afiebrado, al sufrir el ataque de otros menores internos”, señala la resolución.
"Los militares, en conocimiento del incidente antes referido, en definitiva sustrajeron del lado de su madre al menor Carlos Patricio Fariña Oyarce, el que se encontraba en su lecho de enfermo; trasladándolo enseguida, junto a otros detenidos reunidos en el sector "Las Siete Canchas" de la población La Pincoya hasta el cuartel base del Regimiento Yungay N° 3, en el interior de la Quinta Normal, utilizando para ello entre otros medios de transporte un microbús conducido por un particular; posteriormente, varias de las personas detenidas - procurando los hechores el mínimo peligro y el ocultamiento físico y moral de la noche - al igual que el menor Carlos Patricio Fariña Oyarce, fueron ejecutadas sin amparo o clemencia alguna”, agrega.
El mismo día, desde una casa de calle Los Pomelos, fue sacado el menor Víctor Vidal Tejeda y detenido Héctor Araya Garrido quienes corrieron la misma suerte que Carlos Fariña, luego de ser ejecutados en el sector las canchas.
El cuerpo de Carlos Fariña recién fue encontrado el 30 de junio de 2000, mientras se realizaba una ampliación de la Avenida Américo Vespucio al llegar a San Pablo, siendo identificado por el Servicio Médico Legal días después y entregado a sus hermanos, ya que la madre del niño murió sin saber de su paradero.
En tanto, los restos de Araya Garrido fueron encontrados en una fosa del Patio 29 del Cementerio General y luego incinerados por sus familiares, mientras no se sabe del destino de los restos de Vidal Tejeda.
El ministro Zepeda califica estos crímenes como de lesa humanidad por lo que no aplica la Ley de Amnistía de 1978 y rechaza aplicar la figura de la prescripción siguiendo el criterio de la Corte Suprema que los Tratados Internacionales de Derechos Humanos prevalecen a la legislación chilena por el principio jurídico de ius cogens.
“Que, sin duda alguna, es posible además establecer que los actos antes descritos, por su seriedad, constituyen un ataque flagrante a la dignidad humana, atendida la especial y extrema crueldad empleada en contra de las víctimas menores de edad - dos de ellos niños y un joven - y a su entorno – en especial, en contra de las madres de los tres, que se mantuvieron, hasta que les fue posible, junto a sus hijos detenidos, garantes y fieles a su deber de protección y de cuidado - considerando asimismo que se trataba de acciones generalizadas y sistemáticas para infundir terror a la población civil, toleradas y promovidas por el mando de los subordinados que las ejecutaban, como se demuestra con el alto número de víctimas muertas al igual que los menores”, afirma. FUENTE: EL MOSTRADOR

viernes, 22 de junio de 2007

lunes, 14 de mayo de 2007

29 de Marzo de 1985 - 29 de Marzo del 2007

Algunos datos sobre la historia
Algunos datos del proceso judicial
Últimas informaciones sobre el proceso judicial.
Carta de los padres de los Hermanos Vergara Toledo, Marzo 2007.